22 de agosto de 2016

"Si vuelvo a Etiopía, tal vez me maten o me metan en prisión": medallista de los olímpicos

El domingo se cerraron los Juegos Olímpicos. La maratón masculina fue una de las pruebas que cerraron la participación de los deportistas en Río 2016. La competencia fue ganada por el keniano Eliud Kipchoge, seguido por el etíope Feyisa Lilesa. Precisamente fue el medallista de plata el que se robó las miradas en la jornada debido a la forma en la que cruzó la meta: con los brazos cruzados como si los tuviera esposados. Esto fue en defensa de la etnia Oromo, mayoritaria en su país, cuyas protestas fueron reprimidas con dureza por el gobierno.

“Realicé ese gesto por la actitud del gobierno de mi país contra losOromos. Desde hace nueve meses, un millar de personas han resultado muertas”, afirmó en una rueda de prensa posterior a la carrera. “Tengo familiares en prisión en mi país. Si hablas sobre democracia te matan. Si vuelvo a Etiopía, tal vez me maten o me metan en prisión”, agregó Lilesa, perteneciente a dicha etnia.

Desde noviembre de 2015, más de 400 oromos han sido asesinados ymiles han terminado arrestados, según un informe de Human Rights Watch. El gobierno planificó una expansión de la capital, Adís Abeba, que incluía la ocupación de terreno de la región de Oromía y sus habitantes salieron en protesta por lo que califican de marginalización continua de su pueblo. “Es muy peligroso vivir en mi país. Tal vez tenga que ir a otro país. Protestaba por gente que en cualquier parte del mundo no tiene libertad”, afirmó.

Lilesa contempla la posibilidad de quedarse un tiempo en Brasil, a la espera de obtener más adelante un visado que le permita ir a Kenia o a Estados Unidos. Las autoridades abandonaron los planes en enero, pero las protestas resurgieron este mes debido a que manifestantes opositores continúan detenidos. Grupos de derechos humanos dicen que cientos de personas han muerto. El Gobierno cuestiona las cifras y afirma que las protestas ilegales de "fuerzas contra la paz" han sido controladas. Otros grupos, como los Amhara, se unieron a estas protestas, que según las oenegés dejaron decenas de manifestantes muertos en las regiones deOromía y Amhara, en el sur del país.

Eliud Kipchoge tuvo palabras de apoyo a la lucha de su compañero en el podio, y los aplausos fueron brotando en la sala de prensa del Sambódromo a medida que Lilesa iba explicando su situación personal y la de su pueblo. Lilesa restó trascendencia a la posibilidad de que su gesto le cueste una sanción del Comité Olímpico Internacional (COI), que suele ser muy poco permeable a las manifestaciones políticas durante los Juegos. “Hay demasiados problemas en mi país, donde todo es muy peligroso, y yo seguiré protestando por los presos oromo porque esa es mi tierra”, sostuvo con firmeza el atleta etíope.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario