22 de agosto de 2016

En algunos lugares, Pokémon Go no es sólo juego y diversión

En China y en ciertos países del Medio Oriente, en donde legalmente no es posible descargar la aplicación, acceder al juego puede llevar a los usuarios a chocar con las autoridades locales.

Los medios han examinado algunos de los riesgos del exitoso videojuego de realidad aumentada Pokémon GO, incluyendo casos de jugadores que protagonizaron accidentes de tránsito, cayeron al océano o atrajeron injustificada atención policial. Pero el juego también conlleva importantes y singulares riesgos en regiones del mundo donde no está oficialmente disponible para su descarga. 

El juego utiliza datos de Google Maps para superponer personajes de la serie Pokémon en su entorno geográfico. Al caminar, el smartphone rastrea su posición mediante GPS, y determina si se acerca a uno de estos personajes. Entonces puede capturarlo en la pantalla del teléfono, entrenarlo, y luego desplegarlo en el campo de batalla de “realidad aumentada” que es Pokémon GO. 

Por ejemplo, no es tarea fácil capturar pokemones en China. Como la autora de Global Voices Oiwan Lam explicó, el juego técnicamente no está disponible en la tienda de aplicaciones en China, que está fuertemente censurada, por lo que los jugadores chinos están saltando el Gran Cortafuegos para acceder al juego; este es el sistema que han interpuesto las autoridades chinas para aislar la internet de este país del tráfico del resto del mundo.

Algunos usuarios chinos aparentemente falsearon sus ubicaciones, inundando los servidores japoneses y ocupando el gimnasio del Santuario Yasukuni, que está dedicado en parte a honrar a los caídos en la Segunda Guerra mundial. En respuesta, otros lugares religiosos en Japón como el santuario de Izumo han prohibido el juego.

En Irán, Pokémon GO técnicamente no está disponible para ser descargado. Los jugadores, sin embargo, están usando redes privadas virtuales para descargar el juego, pero también han detectado una escasez general de personajes en las principales ciudades como Teherán.

Y ministros de gobierno en Egipto, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos han emitido severas advertencias dirigidas a jugadores que se acerquen o fotografíen edificios gubernamentales, en particular aquellos que son significativos para la seguridad del Estado. El subsecretario del Ministerio del Interior de Kuwait Suleiman al-Fahd dijo en un comunicado que “el personal de seguridad recibió indicaciones de adoptar una política de tolerancia cero respecto a todo aquel que se aproxime, deliberadamente o no, a dichos sitios prohibidos”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario