11 de febrero de 2016

Nada que hacer con las canas, son pura genética

Es inevitable que se tengan canas. Sin embargo, factores personales y externos aceleran aparición 

Tarde o temprano, pero aparecen. No causan ninguna molestia, pero para algunas personas son un golpe directo a la autoestima. Otros terminan asumiéndolas como un aporte al sexapil, pero lo cierto es que nadie puede librarse de ellas.

Aunque las canas han sido asociadas, desde siempre, a la vejez, este es un concepto relativo, pues dependiendo de la predisposición genética de cada persona, éstas pueden aparecer desde los 20 años. Sin embargo, la canicie suele empezar entre los 40 y los 50, tanto en hombres como en mujeres. Eso sí, suele demorarse más en las personas de raza negra e indígena que en los caucásicas y asiáticas.

Algunos dermatólogos hablan de la regla 50-50-50, la cual plantea que el 50 por ciento de la población tiene un 50 por ciento de su cabello canoso cuando está cerca de los 50 años. No obstante, un estudio de la Asociación Británica de Dermatólogos, hecho con 4.192 hombres y mujeres sanos, señala que solo entre un 6 por ciento y un 23 por ciento de la población de 50 años tiene la mitad de su pelo gris.

Pero ¿por qué se da la pérdida del color? De acuerdo con el dermatólogo Campo Elías Páez, se trata de una despigmentación ocasionada por una disminución progresiva de la melanina, que es la responsable de pintar de marrón, negro, rojo o amarillo a cada pelo.

Cuando la melanina escasea se debe a la pérdida de los melanocitos, las células encargadas de producirla. Es entonces cuando el folículo piloso (la parte de la piel en la que crece el cabello) deja de aportarle pigmento al pelo que está creciendo y, entonces, aparece la cana.

En el 2004, un estudio dado a conocer por el British Journal of Dermatology determinó que la pérdida de los melanocitos está asociada a la carencia de la proteína TRP-2, que empieza a disminuir hacia los 30 años. Luego, en el 2011, la revista Cell publicó una investigación del Centro Médico Langine de la Universidad de Nueva York, en la cual se identifica a la proteína Wnt como la responsable de regular la pigmentación entre dos tipos de células madre: las que favorecen el desarrollo de los folículos pilosos y las que producen los melanocitos.

Pero si aun sabiendo esto la gente sigue en la búsqueda de los factores responsables de la llegada de estos pelos blanquecinos al cuerpo, deben tener en cuenta lo siguiente:

La genética: la aparición de las canas es un proceso natural, pero está determinado, además, por la herencia. Por tal razón, no es extraño que si los padres empezaron a tener canas a temprana edad, ocurra lo mismo con los hijos.

Estilos de vida: si bien no son causas directas de la canicie, los malos hábitos de las personas en su diario vivir contribuyen a la alteración de su sistema inmunológico, lo cual acelera la aparición de las canas. El estrés, el consumo de cigarrillo y de alcohol, los desórdenes en la alimentación y la ansiedad hacen parte de esta lista.

Enfermedades: el vitíligo, el hipotiroidismo o la anemia perniciosa, entre otras causas, generan problemas de oxigenación del folículo piloso y deficiencia de las vitaminas del complejo B y de minerales como hierro y zinc, lo cual favorece la canicie.

Las falsas creencias

A pesar de las decenas de estudios científicos que se han desarrollado en busca de un mecanismo que permita revertir o prevenir la aparición de canas, hasta ahora no existe ninguna posibilidad de librarse de ellas, distinta al uso de tintes.

Asimismo, a la par de aquellos intentos se ha especulado bastante sobre estas hebras blancas que tanta preocupación les genera a algunos.

El dermatólogo Campo Elías Páez aclara algunos mitos sobre este tema.

¿Si me quito una cana me salen más?

Claro que no. Una cana es simplemente un porcentaje de la cantidad de pelo que se tiene. Si se quita una de ellas, el folículo piloso vuelve a mandar el pelito canoso. Cuando empiezan a salir más canas es porque en los demás folículos pilosos también se ha perdido el melanocito.

¿El pelo que se cae en las quimioterapias vuelve a salir del color original?

Los medicamentos que se suministran en la enfermedad producen toxicidad en las células, lo que afecta al folículo piloso y genera la caída del pelo. Cuando pasa el efecto de los medicamentos, el pelo vuelve a salir con las mismas características.

¿Salen de un día para otro?

No. La canicie no es instantánea, es progresiva. Hay áreas que se demoran más en encanecerse, como las cejas y las pestañas. En cambio, en el pubis y debajo del ombligo es donde generalmente aparecen las primeras canas. Pero todo depende de la genética.

¿El pelo negro se encanece primero?

No. Lo que pasa es que las canas son más notorias en el pelo oscuro.

¿Son más gruesas?

No. Todos los pelos, en cada persona, tienen las mismas características, simplemente nos parece que la cana es más gruesa porque resalta más.

¿Si me las arranco daño el folículo piloso?

No. El folículo puede atrofiarse solo si se le hace láser (como en la depilación). Lo otro que puede pasar es que con el paso del tiempo los pelitos sean más delgados y débiles. Dentro de las fases del crecimiento del pelo, hay un periodo en el que el folículo está inactivo y, luego, vuelve a activarse.

¿Puedo prevenirlas?

No. Si usted va a ser canoso, va a serlo. Lo que puede evitar, si no tiene predisposición genética, es que se acelere la aparición de las canas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario