30 de junio de 2017

Las ventas de bolsas plásticas han caído hasta 30% debido a campañas de no uso

Bogotá_ Desde este sábado, si va a hacer compras en almacenes de cadena, deberá llevar su propia bolsa para empacar sus productos, a menos de que esté dispuesto a pagar $20 por cada bolsa en las cajas.

Si bien las grandes superficies han desarrollado alternativas como bolsas de tela, papel, y cajas de cartón como reemplazo a la bolsa tradicional, aún hay dudas desde el sector comercio, y preocupaciones de los productores de plásticos, que ven a la bolsa plástica como una herramienta ideal para reciclar.

Daniel Mitchell, presidente de la Asociación Colombiana de Industrias Plásticas (Acoplásticos), afirmó que entiende que el plástico es un dolor de cabeza para los entes de control, pero la estrategia ambiental debe ser integral y enfocarse más en promover la separación de residuos y generar tecnologías para que el plástico no vaya a rellenos sanitarios. 

Por eso, el directivo defiende la idea de que “las bolsas plásticas son el instrumento perfecto para el reciclaje”, y eso es algo que ha tratado de evidenciar con el gremio. Una de sus propuestas es que los almacenes ofrezcan empaques de distintos colores con información sobre la separación de desechos, de modo que las familias se apropien del proceso de reciclaje.

Asimismo, el presidente destacó que es necesario que se defina el tema de bolsas reutilizables, pues por sus propiedades, también contribuirían al medio ambiente. Según la World Wild Foundation (WWF), las bolsas reutilizables pueden durar hasta dos años, y con una de estas, se pueden sustituir hasta 576 empaques. El problema es que un colombiano promedio usa seis bolsas semanales, y la vida útil de cada una es de 12 minutos, por lo cual, solo se reutiliza 1% de los empaques, un hábito que perjudica a cerca de 690 especies. 

No obstante, Mitchell señala que las bolsas tienen grandes bondades, entre ellas, que para fabricarlas se requiere menos agua y se genera menos CO2, además es un producto higiénico, fácil de limpiar, impermeable, resistente y los costos de transporte son bajos debido a que el plástico es un material muy ligero.

Aún con todos sus beneficios, las campañas para reducir el uso de bolsas plásticas han surtido efecto, pues las ventas han disminuido entre 25% y 30% en el último año, una situación que afecta entre 500 y 550 empresas productoras, que en su mayoría son Pyme. Esta industria está liderada por cuatro grandes compañías: Altalene, Plásticos Farallones, Complasesa y Plastcafe.

Si bien las ventas han caído, el presidente de Acoplásticos aseguró que puede que la industria no sienta un impacto tan fuerte, pues debido a la gran informalidad del sector comercio, se seguirá ofreciendo el mismo empaque en las tiendas y no se pagará el impuesto verde.

Otras inquietudes han surgido desde los comerciantes. El presidente de Fenalco, Guillermo Botero, pidió claridad sobre la regulación, en especial, para que se defina que el impuesto va dirigido a los empaques para cargar productos, excluyendo bolsas para alimentos frescos o las que se entregan en dispensación de medicamentos. 

De otro lado, el líder gremial explicó que es importante que se establezca cómo se pagará el impuesto, pues si se cobran $20 por una bolsa, no hay moneda fraccionaria para dar el cambio a los consumidores, una medida que está regulada por la Superintendencia de Industria y Comercio.

El contraste

Daniel Mitchell
Presidente de Acoplásticos
“No creo que a partir del 1 de julio haya una caída muy grande en el consumo de bolsas, pero en el último año sí se han reducido entre 25% y 30% las ventas”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario