24 de febrero de 2017

"Moonlight": darle vuelta al poder siendo homosexual y negro

Mahershala Ali, como Juan, y Alex Hibbert, como Chiron de niño, en Moonlight.

La segunda película del director Barry Jenkins compite en ocho categorías en los premios Óscar, entre las que están Mejor película, Mejor director y Mejor guion adaptado.

En el momento en el que la obra In Moonlight Black Boys Look Blue, de Tarell McCraney, llegó a las manos del director estadounidense Barry Jenkins, él se encontró con su pasado. Entre esas páginas vio su niñez, su soledad, su barrio. Recordó a su madre, una mujer adicta al crack en los 80, y a su padre, quien murió cuando apenas tenía doce años.

Entendió que esta obra de teatro tenía un elemento biográfico de su vida y la de Tarell McCraney. “Vivimos casi en el mismo bloque, fuimos a algunas de las mismas escuelas y nuestras madres pasaron por la adicción a las drogas de una forma visceral”.

Ambos crecieron en Liberty Square, un barrio marginal de Miami. Allí volvieron en 2015 para rodar varias escenas de la película Moonlight. Esta fue la única manera de hacer una representación auténtica de sí mismos y de darle voz a esa ciudad que para McCraney es descrita como una hermosa pesadilla, mientras que para Jenkins es el reconocimiento de la belleza natural de su entorno, de ese lugar al que retornó para exorcizar sus recuerdos y ponerlos en la pantalla de una forma veraz y respetuosa sobre lo vivido.

En la película, Chiron es el protagonista, es en quien convergen las experiencias de McCraney y Jenkins. Cada una de las tres etapas por las que pasa Chiron es interpretada por actores diferentes y el conector entre cada una es su mamá, personificada por Naomie Harris. Ella fue el control.

“Sabía que no quería que el mismo actor interpretara a los tres personajes. Uno solo había sido demasiado porque creo que el punto de la película era mostrar lo alterada que puede estar una persona cuando sucumbe a las presiones del entorno. Busqué a tres personas diferentes que tuvieran un mismo sentimiento”, comentó Jackins.

En el camino encontró a Alex R. Hibbert (Chiron pequeño), Ashton Sanders (adolescente) y Trevante Rhodes (adulto). Tres actores, pero una sola mirada. Para Jenkins, esa fue la clave: encontrar en sus ojos el mismo sentimiento, descubrir que el alma de Chiron podía hablar a través de ellos. “Quise encontrar tres personas que tuvieran almas iguales o similares, que podían cambiar en el exterior, pero dentro de sí mismos, en el interior, eran el mismo. Para mí la ventana era ver en los tres a uno solo”.

En la primera parte, Alex R. Hibbert es Chiron, de 12 años. En ese momento es apodado “Little” por su aspecto físico y su timidez; vive con su madre adicta y es acosado por sus compañeros. Cuando conoce a Juan, un distribuidor de drogas, encuentra en él a un amigo, o un padre, a quien le hace las primeras preguntas sobre lo que es ser gay. Reconoce en Juan (Mahershala Ali) y su novia, Teresa, una familia. Juan llegó para salvarlo de su soledad.

“El personaje de Juan es importante para Moonlight, tanto por la relación psíquica que Tarell McCraney tiene con él, como también porque en esta película el personaje de Chiron se está moviendo a través del tiempo y espacios bastante solos”. 

Después de encontrar a Ashton Sanders (Chiron adolescente), quien conoce a Kevin, un compañero de escuela con quien entabla una amistad que se va transformando en un amor romántico y sexual pero que se ve obstaculizada por el ambiente violento en el que estudian, Jenkins se dio cuenta en el proceso de audición que también debía tener a tres Kevin, porque el punto no era que hubiera química entre los personajes, sino que estos sintieran lo mismo en las tres etapas en las que transcurre la película.

La sorpresa de Jenkins fue encontrar a Trevante Rhodes (Chiron adulto). Aunque inicialmente él se presentó a la audición por el papel de Kevin, el director vio en sí una imagen revoltosa, alguien que parecía súper masculino y aun así representaba la vulnerabilidad del personaje en sus ojos. En el tramo final, Chiron es un hombre musculoso, conocido por el nombre “Black” y ha seguido los pasos de Juan, siendo traficante, pero a las afueras de Atlanta. Su madre está en rehabilitación y su relación es tranquila. Su reencuentro con Kevin es la reafirmación de su homosexualidad.

En el transcurso del rodaje los actores que personificaron a Chiron y Kevin no se conocieron, la intención de Jenkins era que, aunque fuera el mismo personaje en cada momento, fuera una persona diferente. No quería que se imitaran mutuamente, ni que supieran cómo lo estaban haciendo y menos, que alinearan las cosas.

“Para mí, el mundo es un lugar tan agresivo, y esto es una agresión suave, este término se llama poder blando. Estados Unidos es un país que tiene mucho poder blando, porque nuestras imágenes se han extendido hasta ahora en todo el mundo. Creo que, dentro de la sociedad estadounidense, el poder suave nos afecta enormemente. Creo que enseña a los niños y les dice así es como caminas, así es como se les habla a las mujeres, así es como tratas a otros hombres. Esa idea tiene que ver con fortalecer tu masculinidad para que alguien no te la quite, lo cual es una noción muy anticuada”.

Esta película muestra la progresión de un personaje que es negro y homosexual, pero más allá de esto, lo hace hablar física y visualmente. Lo deja ser en esa transición de pasar de ser un niño a un adulto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario