25 de julio de 2017

Una persona gasta más de 26 días al año en transportarse por las calles de Bogotá

El más reciente informe de la Red Cómo Vamos sobre Bogotá mostró, entre otras cosas, que ningún modo de transporte alcanza a tener 30 kilómetros por hora como velocidad promedio.

Cada persona invierte 53 minutos en promedio en moverse de un punto a otro en Bogotá, lo que implica que en ir y volver puede gastar hasta 1,7 horas diarias y más de 26 días al año, según lo reveló el más reciente estudio del programa Bogotá Cómo Vamos.

Y es que aunque hace ya varios años las soluciones a la movilidad de la capital están en el tintero, el informe mostró que junto a medio ambiente, este es un asunto en el que aún hay “un leve rezago”; pues el documento señaló que frente a los tiempos de viaje, 61,6% de los bogotanos percibió un aumento en 2016.

El estudio se realiza a un año corrido de haberse iniciado la propuesta de gobierno del alcalde Enrique Peñalosa; sin embargo, para Francisco Suárez, experto y socio de Infraestructura Legal, este es un tema que se debe evaluar en dos sentidos.

Suárez afirmó que aunque “parezca que ha transcurrido tiempo suficiente, es prematuro hacer una evaluación porque el ciclo de maduración de un proyecto en infraestructura se toma un tiempo”.

Pero también aceptó que el otro componente tiene que ver con la gestión del tráfico y la toma de medidas que no necesitan ejecutar grandes inversiones. “Esta Alcaldía ha mostrado mayor claridad sobre aspectos como peatones infractores, mantenimiento de vías y el uso de nuevas tecnologías”, dijo.

Lo cierto es que a un año, los indicadores no son favorables para el sector, pues el mismo estudio indicó que ningún medio de transporte alcanza a tener una velocidad promedio de 30 kilómetros por hora. Durante los últimos tres años, este indicador se ha ubicado en 17 kilómetros por hora para el transporte público; para 2016, en 26 kilómetros por hora para Transmilenio y 22 kilómetros por hora para vehículos privados y taxis.

Para Stalin Rojas, director del Observatorio de Movilidad de la Universidad Nacional, “hay que empezar diciendo que de cinco días laborales, uno estamos encerrados en un carro o en un transporte público”, teniendo en cuenta que estas cifras no abarcan el primer semestre de 2017, cuando algunas tendencias pueden haber variado.

Pero son varias las razones por las que el panorama de transporte no presenta ninguna mejoría. Entre ellas, que las medidas de pico y placa no han tenido ningún impacto en el crecimiento del parque de vehículos (4%) y de motos (2%).

Por el contrario, según Rojas, ese crecimiento responde a que las condiciones de comodidad, seguridad y velocidad del transporte público no son competitivas. A esto se suma que el uso de la bicicleta aumenta, pero las cifras de accidentalidad e inseguridad son preocupantes.

De acuerdo con Bogotá Cómo Vamos, 5% de los habitantes se transporta en bicicleta, y en 2016, el total de ciclistas fallecidos aumentó 20%. Además las bicicletas participaron en 12,4% de los accidentes que dejaron víctimas fatales y en 11% de los que dejaron lesionados.

A estas razones, Francisco Rey, experto y docente de Transporte de la Universidad Santo Tomás, agregó que la inseguridad no ha dejado implementar iniciativas de carros compartidos que permitan hacer la movilidad más eficiente.

Al respecto, el informe mostró que la ocupación por vehículo es solo de 2,25 personas por motivos de trabajo, mientras que por otras razones, este indicador se reduce a 1,7 personas.

Rey dijo que “hay medidas que se pudieron tomar, que no se tomaron y que hoy están golpeando el tiempo de trayectos en la ciudad a casi una hora”, como es el caso de la implementación de un sistema férreo. “Actualmente, el ‘turistren’ tiene contratos con la Universidad del Bosque, la Universidad de la Sabana, la Universidad Nueva Granada y usuarios de Cajicá; y solo en estudiantes está transportando entre 400 y 450 estudiantes diarios”, explicó.

Y es que si se tienen en cuenta la magnitud de los proyectos de infraestructura del Distrito, para los expertos estos solo lograrán impactar el tiempo de trayecto de los usuarios en mínimo tres años, cuando inicie la construcción de la ALO, del metro de Bogotá y de troncales de Transmilenio faltantes.

Usme tiene 50% de la malla vial en mal estado

Otra de las variables que llamó la atención en la medición de la Red Cómo Vamos fue el estado de la malla vial de la capital. De acuerdo con el reporte, esta no ha crecido en los últimos años; 15% de la malla vial total se encuentra en mal estado; 29% en estado regular; 47% en buen estado, y 9% restante se encuentra sin información. La localidad de Usme es la que tiene el mayor porcentaje de sus calles en mal estado, pues esa cifra asciende a más de 50% y menos de 20% en buen estado. Mientras que otros sectores como Los Mártires, Tunjuelito y Antonio Nariño cuentan con el mayor porcentaje de malla local en buen estado con cifras superiores a 50%.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario