12 de julio de 2016

Las hechos curiosos tras el lanzamiento de Pokémon Go

Con apenas cinco días de lanzado, el videojuego ya se asocia con el resurgimiento de Nintendo, un cadáver y varios robos.

El juego creado por Nintendo rompió todos los pronósticos. Miles de personas lo están jugando alrededor del mundo. Su popularidad también ha dado pie a malas prácticas de los usuarios y a criminales que buscan sacar provecho de la situación.

Pokémon Go usa un mecanismo de realidad aumentada. La idea es que los usuarios hagan recorridos y vean a través de la pantalla de su celular. En ella aparecen diferentes tipos de pokémones a los que puede capturar, gimnasios y poképaradas. El juego es una sensación y a menos de una semana de haber sido lanzado aumentó en 7.5 billones de dólares el valor de Nintendo.

Sin duda, el mayor beneficiario del fenómeno es la empresa japonesa, sin embargo, Nintendo solo es el dueño de la tercera parte de la marca Pokémon. La tecnología con la que se desarrolló el juego es Niantic, una compañía alterna de Google.

Son varias las malas experiencias relacionadas al juego. En Misuri, Estados Unidos, cuatro hombres fueron arrestados tras robar a mano armada a varias personas que iban a buscar especies raras de pokémones en sitios solitarios. Los ladrones ubicaron los lugares y esperaron a que las víctimas llegaran. A los delincuentes se les impusieron cargos de robo en primer grado y acción criminal armada.

Otro caso curioso sucedió en el estado de Wyoming. Una joven de 19 años que buscaba a los personajes de la serie terminó encontrando un cadáver en inmediaciones del río Big Wind. La menor avisó a la policía. Las autoridades declararon que la persona se había ahogado accidentalmente.

En pocos días, el videojuego ha sido descargado más veces en dispositivos Android que la aplicación de citas Tinder y pronto sobrepasará a Twitter en número de usuarios activos al día. El promedio de uso de la aplicación es de 43 minutos al día. Más que redes tan populares como Whatsapp e Instagram.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario