24 de enero de 2017

Bimba Bosé muere a los 41 años víctima del cáncer de mama

La modelo no ha podido vencer su guerra contra la enfermedad y ha fallecido este lunes a los 41 años en el madrileño Hospital Ramón y Cajal. El pasado mes de junio, la propia Bimba Bosé desvelaba, durante una campaña contra el cáncer, que padecía metástasis de huesos, hígado y cerebro: "La metástasis es una palabra que da más miedo que el cáncer porque se identifica con la muerte inevitable. Tengo los huesos destrozados, pero estamos trabajando para reconstruir todo y hay fórmulas", aseguraba entonces.

La cantante fue diagnosticada de cáncer de mama hace más de dos años y desde entonces luchaba con uñas y dientes por su recuperación. Aseguraba que la risa era la mejor medicina: "Tengo mis días, hay días que me afecta todo", declaraba con coraje y naturalidad.

En su particular cruzada contra el cáncer, Bimba contó con el apoyo de su novio, mucho más joven que ella, Charlie Centa, y sus dos hijas, Dora y June: "Él es mi ángel y ellas entienden que estoy malita, pero no el cáncer como tal", declaró en alguna de sus últimas apariciones. "Saben que a veces estoy triste. Intentan hacerme reír, animarme y que saque lo que tengo dentro".
En las últimas semanas se había sometido a nuevas pruebas en el Hospital Ramón y Cajal, donde recibía las sesiones de radioterapia y quimioterapia, y donde acudía a las revisiones médicas desde hace dos años, cuando le fue descubierto el cáncer de mama. Desde entonces hasta ahora, Bimba se había sometido también a distintos tratamientos experimentales, como la cámara hiperbárica en la que ella misma se retrataba con una amplia sonrisa: "A lo Phelps parece que he acabado en un artefacto del atrezzo de una película de Stanley Kubrik pero en realidad estoy en Perry una de las cámaras hiperbáricas que tienen en Estepona. Soy feliz! Me cuidan un montón! No dejes de probarlo", escribía.

La modelo y empresaria había seguido acudiendo a sus compromisos profesionales sin bajar el ritmo de trabajo hasta hace unas semanas, cuando su estado de salud empeoró. Bimba vivía en Sotogrande (Cádiz), donde se había ido para estar tranquila junto a su pareja Charlie Centa y sus hijas Dora y June, fruto de su matrimonio con el realizador y músico Diego Postigo. Sus amigos también han sido un gran apoyo en los malos momentos, especialmente el diseñador David Delfín, su "hermano", con el que ha compartido durante unos meses su lucha contra la enfermedad, ya que el modisto fue operado la pasada primavera de tres tumores en la cabeza. Este mismo domingo disfrutaba de una cena en su casa, arropado por sus amigos más íntimos, como Topacio Fresh, Bibiana Fernández o su ex, Pelayo Díaz. Parece que ninguno de ellos habían sido informados de que, en esos momentos, Bimba ya se debatía entre la vida y la muerte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario