14 de diciembre de 2016

Bogotá: la ciudad con peor movilidad de latinoamérica

Las ciudades colombianas en general están presentando grandes atascos en sus calles, lo que genera una gran pérdida de movilidad para los ciudadanos, quienes aumentaron el promedio de tiempo que gastan en sus desplazamientos. Bogotá cada vez está más cerca de entrar al trancón eterno por falta de vías y exceso de vehículos. Con esta columna de William Rincón, podremos entender mejor el problema bogotano.

Un estudio global que realizó la aplicación Moovit reveló que, en promedio, los bogotanos gastan 97 minutos en sus desplazamientos en transporte público diariamente. Una estadística escandalosa en comparación con otras urbes.

La vida de buena parte de las personas que viven en Bogotá se escurre en un bus de transporte público. Y no, el encabezado no es el comienzo de una poesía o de un chiste, es una triste realidad que fue confirmada por un estudio global que realizó la aplicación Moovit que tiene más de 50 millones de usuarios en todo el mundo.

Según el estudio, cinco ciudades latinoamericanas están dentro de las 10 ciudades del mundo donde la gente destina más tiempo por día en sus trayectos, sorprendentemente Bogotá es la ciudad del mundo donde las personas dedican más tiempo en sus trayectos de viaje, con un promedio diario de 97 minutos (sí leyó bien: ¡97 minutos!) arriba de un bus (ida y vuelta).

De acuerdo con las variables registradas en el informe –tiempo de espera, tiempo total de viaje, porcentaje de pasajeros que pasan más de dos horas en su viaje y número de trasbordos– Bogotá es la ciudad de América Latina y del mundo, donde la gente más tiempo dedica en un trayecto –ida y vuelta al trabajo– en un día laborable (97 minutos). El 32% de los usuarios en Bogotá y Río de Janeiro pasan más de 2 horas de viaje diariamente. En Brasilia y Bogotá es donde las personas dedican más tiempo de espera en las estaciones, 28 y 20 minutos respectivamente.

Las cifras entregadas son reveladoras. El 32% de los encuestados manifiesta demorar más de horas viajando diariamente; el promedio de espera en las estaciones es de 20 minutos, si bien el 40% dice esperar más; la distancia en cada viaje diario es de 8 kilómetros, el 16% manifiesta viajar más de 12 kilómetros diariamente; el 67% hace al menos un transbordo diario mientras que el 19% indica realizar más de dos trayectos por viaje diario, 715 metros es la distancia que en promedio camina un bogotano en sus desplazamientos (ida y vuelta) y el 22% señala que camina más de un kilómetro por viaje.

La comparación con otras ciudades capitales de la región es simplemente dramática. En Ciudad de México, los usuarios dedican 88 minutos por día viajando, y el 30% tarda más de dos horas; 11 minutos es el tiempo total de espera en las estaciones. Buenos Aires, por su parte, posee uno de los tiempos de desplazamiento más bajos de la región con un promedio de 79 minutos por día (ida y vuelta), el 23% dedican más de dos horas de viaje al día.

Y si moverse en transporte público en Bogotá es sinónimo de apretujones y tiempo perdido, hacerlo en carro particular es básicamente un calvario. En octubre de 2015, la aplicación Waze publicó un estudio para medir la satisfacción de los conductores. La capital del país está entre las peor calificadas. Bogotá tan sólo supera a Bandung, la tercera ciudad más importante de Indonesia, en el primer Índice Global de Satisfacción del Conductor que publicó la plataforma de movilidad Waze. La capital obtuvo una calificación de 3,4 sobre 10 en uno de los índices más importantes de tránsito que tiene el mundo.

El informe resultó de la evaluación de manejo de 50 millones de usuarios en 32 países y 167 áreas metropolitanas. La principal conclusión es que manejar es un calvario para los bogotanos. El informe resultó de la evaluación de 50 millones de usuarios en 32 países y 167 áreas metropolitanas.

Promesas

La Alcaldía de Bogotá anunció que se destinarán 1.6 billones (ese billones leerlo con el tono de voz de Vargas Lleras) en gigantescos proyectos de infraestructura que, según el oficialismo capitalino, ayudarán precisamente a mejorar los tiempos de desplazamiento de los sufridos bogotanos.

El presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, sobre el escritorio del alcalde mayor, Enrique Peñalosa, hay no menos de 12 proyectos viales de gran impacto que ya están en estudio y diseños. Entre los proyectos está el famoso metro elevado (que aún no pasa de la fase muy colombiana de polémicas) y la dichosa Avenida Longitudinal de Occidente (que está en fase mamerta: ósea quietica a la espera de qué se hace con una reserva que unos llaman potrero y otras la consideran el pulmón que salvará a Bogotá del calentamiento global ¿quién dijo hipérboles?).

Los proyectos de infraestructura que planean para Bogotá han pasado de render en render y, a decir verdad, los bogotanos no están siquiera informados de qué es lo que quieren hacer. Más bien, están resignados a que sus tiempos de desplazamiento aumenten y que su vida se escurra en un bus, mientras que en el mundo civilizada la gente teletrabaja y regula sus desplazamientos, pero bueh eso es mucho pedir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario